October 14, 2017 Juan Paz

¿Dónde y cómo empezar?

La mayoría de los casos tratan de empezar con hábitos complejos y fuera de lo que están acostumbrados. Tienden a tener un tiempo difícil en mantener el proyecto en seguimiento. No podemos esperar cambiar de manera instantánea. Intentar de hacer todo “perfecto” es contraproducente y en muchos casos trae repercusiones a largo plazo.

Empieza pensando en esta pregunta:

¿Cómo estas comiendo?

Esto es más importante de: ¿Que estas comiendo?, ¿Cuanto estas comiendo?, ¿Donde estas comiendo?

¿Cómo estas comiendo?, nos aclara si estas comiendo muy rapido, quizas estas distraido, tienes mucha hambre o es la costumbre heredada.
Cuando practicamos la desaceleración y el enfoque, nos sentimos más satisfechos con todo lo demás.

En alabanza de la lentitud

ANALIZA:

¿Que tan rapido estas comiendo?

Comer lento es considerado uno de los mejores hábitos para regular la composición corporal.

Los hábitos son las acciones que podemos incorporar que no permiten acercarnos a los objetivos. Acciones que podemos medir y analizar, de esta manera tomar decisiones a base de los resultados.

Es importante analizar el comportamiento, los hábitos, las emociones y los pensamientos que rodean nuestra alimentación. La nutrición es un tema complejo, empezar con el análisis de nuestras conductas nos dice dónde estamos y de esta manera sabemos dónde podemos llegar.

Casi todos tenemos vidas ocupadas, sobre programadas, apresuradas. Nos empujan a vivir cada vez más rápido.
Y queremos perder peso inmediatamente! Six-pack abs en seis semanas! ¡O seis días!

Nuestros cuerpos luchan para mantener el ritmo.
Los resultados rápidos no duran. Todo lo que vale la pena toma tiempo y paciencia. (Piense: Ser padres, relaciones, un título universitario, dominar una habilidad, construyendo una carrera, etc.)

Así que durante las próximas semanas, le estamos pidiendo que pruebe lo contrario: Disminuir.

Coma despacio. Saborea tu comida. Use su hábito de “hacer tiempo” para agregar 5 minutos a cada comida.

Sea consistente, paciente y persistente.

Al iniciar un programa es posible que le preocupe: “las cosas no van suficientemente rápido”.

Todo se hará con esfuerzo consistente y con la práctica de la desaceleración.
Estamos construyendo una base de buenos hábitos para la vida. Esta no es una dieta de choque.

Disfrutará mucho más el proceso. Te sentirás mucho más relajado y obtendrá mejores resultados.

Tu tarea:

1) Registra el tiempo que te toma comer tu comida. 20 minutos se considera un buen tiempo y hay personas que llegan hasta a 30 minutos.

2) Piensa en tu alimentación, saborea tu comida, analiza si te gustan los sabores, que le cambiarías, intenta eliminar distracciones, siente la textura y la experiencia en su totalidad.

Se mas consciente de tu nutrición.

NOTA:

Porciones más pequeñas – sin intentar
La mayor parte de la investigación sobre este tema sugiere que comer lentamente le ayuda a comer menos. Esa es información especialmente útil si usted está tratando de perder o mantener el peso.
En otro estudio de la Universidad de Rhode Island, los investigadores sirvieron el almuerzo en dos ocasiones diferentes a 30 mujeres de peso normal. La comida en ambos casos consistía en un enorme plato de pasta con salsa de tomate y vegetales y queso parmesano, junto con un vaso de agua.
En cada visita, los investigadores instruyeron a las mujeres a comer hasta el punto de plenitud. Pero durante una visita, también les dijo que comieran lo más rápido posible, mientras que en la otra visita, se les pidió a los participantes que comieran lentamente y que pusieran sus utensilios en la mesa mientras masticaban.

Cuando los investigadores compararon la diferencia en el consumo de alimentos entre el almuerzo que comió rápidamente y el almuerzo que comía lentamente, he aquí lo que encontraron:

Al comer rápidamente las mujeres consumieron 646 calorías en 9 minutos.
Al comer lentamente las mujeres consumieron 579 calorías en 29 minutos.
Eso es 67 menos calorías en 20 minutos más!

Si sumamos eso a tres comidas por día, puedes ver cómo … erm … rápidamente … esas calorías adicionales podrían sumar. Y aquí hay otro giro interesante: cuando las mujeres comieron su almuerzo rápidamente, informaron más hambre una hora más tarde de lo que hicieron después de su almuerzo lento comido.

Así que no sólo comer rápidamente conducir a un mayor consumo de alimentos, en realidad satisfecho las mujeres menos! Por el contrario, por supuesto, comer lento significaba menos comida pero más satisfacción duradera.

Referencia: http://www.precisionnutrition.com/all-about-slow-eating

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *